martes, 26 de julio de 2016

Mi madre tiene un blog: ¿alegría, horror o indiferencia?...esa es la cuestión.

Ahora que me he decidido a retomar la "Blog-therapy" y volver a publicar, el blog está mas vacío que nunca.

Las casi 500 entradas que he ido publicando a lo largo de estos años,  están en borrador a la espera de tener tiempo para revisarlas e re-publicándolas poco a poco.

¿Por qué?


Pues por que este blog ha sido mi terapeuta personal durante mucho tiempo, mientras mis hijos eran muy peques como para toparse con su madre o con algo que hubiera escrito en la red, pero crecen a pasos de gigante: el mayor tiene su propio canal de youtube y la pequeña es asidua a distintos canales  sobre juguetes y manualidades.

¿Y si me encuentran y no les gusta lo que escribo sobre ellos?, ¿ y si no están de acuerdo con que cuente nuestra vida?

Aunque nunca he dado datos personales, quiero asegurarme que no invado su intimidad ni vulnero su privacidad.

Mi hijo si que sabe de la existencia de este hobby mio desde hace tiempo y en su día le hizo ilusión saber que su madre tenía un blog,no se si habrá cambiado de opinión...

Quizás debería sentarme con ellos a charlar sobre el tema y de paso, volver a insistir sobre la seguridad en la red y la importancia de mantener el anonimato...( soy muy pesada con ello y uno de estos días os contaré todas las normas que tenemos en casa en cuanto al uso de Internet ).

¿Vosotr@s  lleváis el tema del blog en secreto o es voz populi en vuestro entorno?